El banco chino ICBC, el que más dinero ganó en 2008 en todo el mundo, se disparó hasta un 12% en bolsa después de decir su accionista Goldman Sachs que mantendrá el 80% de sus 16,5 millones de títulos en la entidad, valorados en unos 8.500 millones de dólares.