El fabricante de ordenadores IBM accedió a pagar 20 millones de dólares para acabar con una demanda interpuesta por un grupo de accionistas que aseguraba que la compañía indujo a error sobre los costes de un plan de opciones sobre acciones para empleados emitido en 2005. A través de un comunicado, la compañía informó hoy del acuerdo alcanzado, que llega después de que la Comisión del Mercado de Valores estadounidense (SEC) determinara que IBM violó una ley federal, al informar de que los costes que implicaba la inversión en ese plan eran mayores de lo que finalmente fueron.