Iberdrola sigue implicada en el programa nuclear británico pese a haber renunciado a las subastas iniciales organizadas por la Nuclear Decommissioning Authority (NDA) y EDF, y todavía puede aspirar a más de una decena de emplazamientos en el país, indicaron a Europa Press en fuentes de la compañía. En la actualidad, la NDA ha abierto negociaciones bilaterales para la cesión de uno de los terrenos, y la francesa EDF, a través de British Energy, está utilizando un mecanismo similar para desprenderse de otros dos emplazamientos que, por motivos regulatorios, debe vender.