Iberdrola registró un beneficio neto de 2.824 millones de euros en 2009, lo que supone un 1,3% menos que en el ejercicio precedente, por efecto del menor resultado no recurrente, que cayó un 59,4%, informó hoy la empresa a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).
En concreto, durante el ejercicio 2008 se ejecutaron desinversiones de activos que genararon plusvalías por importe de 555,2 millones de euros, frente a los 225,3 millones de euros aportados este año (-59,4%).