El consejo de administración de Iberdrola aprobó hoy un incremento del 38% del montante en concepto de dividendo a cuenta de los beneficios del ejercicio 2007, hasta alcanzar una cifra de más de 560 millones de euros, informó la compañía. El acuerdo adoptado por el máximo órgano de gobierno del grupo presidido por Ignacio Sánchez Galán de distribuir un dividendo bruto por acción de 0,115 euros, un 2,2% más, y cuyo pago se hará efectivo el próximo 2 de enero, refleja la buena evolución de la compañía, impulsada por el esfuerzo inversor y las continuas mejoras de eficiencia. El reparto de este dividendo a cuenta se produce después de las cuatro ampliaciones de capital llevadas a cabo este año por la eléctrica para adquirir ScottishPower y Energy East. En este sentido, la aportación de la empresa escocesa a los resultados ha sido de sólo ocho meses, mientras que aún no se ha cerrado la adquisición de la eléctrica estadounidense.