El presidente de Ibercaja, Amado Franco, afirmó hoy que la entidad tiene tiene un proyecto empresarial propio, cuyo eje central es el crecimiento orgánico, y que ante "hipotéticos" movimientos de concentración en el sector, dejó claro que primará su independencia, su identidad y su solvencia. La asamblea aprobó hoy los resultados de 2008 y ha decidido destinar a la Obra Social 56,2 millones de euros. En el transcurso de la misma, Amado Franco y el director general, José Luis Aguirre Loaso, respectivamente, explicaron a los consejeros generales las cuentas del ejercicio, que fueron difundidas el pasado 21 de febrero, en la Convención de directivos de la Caja, y la coyuntura económica en la que se enmarcan, según informó la entidad en una nota de prensa. En su intervención a la Asamblea, el presidente de Ibercaja, Amado Franco, destacó que, pese al complejo momento que vivimos, la Caja afronta el futuro con la serenidad que otorga tener una sólida posición financiera, que se plasma en varios parámetros como la solvencia, la liquidez y el control de la morosidad.