El fabricante surcoreano de automóviles Hyundai cerró el pasado año con un beneficio neto de 2,96 billones de wones (1.814 millones de euros al cambio actual), lo que supone duplicar las ganancias de 1,44 billones de wones (886,2 millones de euros) contabilizadas en 2008. La positiva evolución del resultado de Hyundai cobra especial relevancia ante la complicada situación de la industria automovilística internacional, en un ejercicio marcado por la caída de las ventas como consecuencia de la crisis económica.