El banco de inversión estadounidenses HSBC ha elevado el precio objetivo de Gamesa hasta los 40 euros, desde los 37,5 euros anteriores. La entidad ha mantenido su recomendación de 'sobreponderar' sobre la compañía. Gamesa cerró ayer en 30,5 euros, tras retroceder un 1,68%. En lo que va de año ha sumado un 47,4%.