El grupo catalán Grifols anunció el miércoles que ha cerrado su primera emisión de bonos corporativos en Estados Unidos por 600 millones de dólares con la que pretende reestructurar su deuda de corto a largo plazo. En un hecho relevante remitido a la Comisión Nacional del Mecado de valores, el fabricante de hemoderivados dijo que la demanda por parte de inversores institucionales superó los 1.000 millones de dólares.