Goldman Sachs ha empeorado su recomendación sobre los títulos de la eléctrica alemana desde neutral a vender. Las acciones de RWE pierden un 10,7% en 2009.