Goldman Sachs espera ahora una recesión económica en EEUU en 2008, con caídas en el Producto Interior Bruto (PIB) durante el segundo y tercer trimestres. Por ello, el banco ha rebajado su previsión para el crecimiento del PIB en 2008 del 1,8% que estimaba anteriormente al 0,8%. La razón es que considera que los males que aquejan al sector inmobiliario seguirán afectando a la economía real, al mercado laboral y a los mercados financieros.