Los analistas de Goldman Sachs han añadido hoy las acciones de Acerinox a su lista "conviction sell" (venta decidida) y bajaron su precio objetivo a 7 desde 8 euros. Goldman ha argumentado que la valoración de Acerinox no refleja la actual debilidad y exceso de capacidad de la industria mundial del acero inoxidable.