La notable bajada en la previsión de crecimiento para España en 2008 del Fondo Monetario Internacional (FMI) es un dato "excesivamente pesimista", afirmaron hoy a Efe fuentes del Ministerio de Economía y Hacienda. El FMI bajó hoy en nueve décimas su previsión de crecimiento para España este año, que dejó en el 1,8%, mientras que en 2009 prevé que el PIB aumente el 1,9%, unas cifras muy inferiores a los pronósticos oficiales.
En diciembre pasado, el Gobierno español calculó que la actividad económica del país se elevaría un 3,1% en 2008 y un 3% en 2009. Fuentes del ministerio subrayaron que, en cualquier caso, según las previsiones del FMI, España seguirá creciendo por encima de los países de la zona euro y de las principales economías mundiales. Para el FMI, que suele colocarse en el lado conservador de las previsiones, la ralentización económica en España será más profunda debido a los efectos de la crisis financiera originada en EEUU, que este año entrará en recesión, a su juicio. Sus datos, contenidos en el informe "Perspectivas Económicas Mundiales", auguran un marcado empeoramiento de las condiciones económicas en España, con más desempleo y más inflación que los previstos en su anterior cálculo de octubre pasado. Asimismo, Economía destacó la importancia de que el FMI augure un crecimiento del 3,8% en España en 2013, consecuencia de una recuperación que comenzará en 2009.