La que fuera la filial financiera de General Motors cerró el segundo trimestre del año con unas pérdidas de 3.900 millones de dólares, por encima de los 2.500 millones registrados en el mismo periodo del año anterior. Los ingresos bajaron a 1.270 millones de dólares desde los 1.760 millones del ejercicio anterior.