El multimillonario inversor de origen húngaro George Soros prevé que la economía mundial sufrirá un periodo de estancamiento después de que se produzca una recuperación que, en su opinión, será equivalente a la mitad del retroceso experimentado, aunque apuntó que lo peor de la crisis ya ha quedado atrás.

En una entrevista concedida al diario alemán `Frankfuter Allgemeine Zeitung´, el veterano inversor de 79 años, que se hizo célebre por forzar la retirada de la libra esterlina del sistema europeo de divisas, afirma que se ha detenido la "caída libre" de la economía tras evitarse el colapso del sistema financiero.

De este modo, Soros considera que ha desaparecido el pánico, por lo que con el tiempo el dinero que se mantiene en los márgenes volverá al sistema financiero.

"Espero que la recuperación será equivalente a alrededor de la mitad de la caída anterior, para posteriormente seguir un periodo de estancamiento", señala el inversor.

CHINA REEMPLAZARÁ A EEUU COMO MOTOR DE CRECIMIENTO.

Por otro lado, Soros considera que Asia "saldrá primero de la crisis", aunque reconoce que EEUU también se encuentra en camino de emerger de la recesión.

No obstante, el inversor apunta que China reemplazará a EEUU como motor del crecimiento mundial y señala que, a pesar de que la economía estadounidense aún es mayor que la china, el gigante asiático realizará una mayor aportación al crecimiento económico mundial, lo que provocará un cambio en el peso político de China y EEUU.

Asimismo, Soros advierte de que, aunque China cuenta con una elevada inversión en bonos del Tesoro de EEUU, su posición es "muy fuerte", y señala que incluso "ya han comenzado ataques sobre la divisa estadounidense, a la que pretenden sustituir como referencia". De hecho, el multimillonario señala que el dólar actualmente ya es una divisa débil.

Respecto al euro, Soros afirma que "sobrevivirá a la crisis" y subraya que representa una "gran ventaja" para los países débiles, que no encontrarán razón alguna para abandonarlo. No obstante, apunta que la debilidad estructural de la eurozona es bien conocida, puesto que cuenta con un banco central, pero no con un gestor centralizado de deuda.

A este respecto, afirma que Alemania debería realizar una mayor contribución tanto al eurosistema como en el seno del Fondo Monetario Internacional (FMI).

Asimismo, Soros demanda una "acción radical" de la locomotora europea, al señalar que, aunque existe una amenaza relacionada con la inflación, algo que a su juicio puede interesar en mayor medida a EEUU debido a su enorme deuda externa, ahora es momento de ocuparse de otros asuntos, como combatir la recesión y la deflación.