General Motors, la mayor compañía automovilística del mundo, informó hoy que en el tercer trimestre del año registró unas pérdidas de 39.000 millones de dólares por la obligación de dotar una provisión por casi esa misma cantidad para hacer frente a la depreciación de impuestos diferidos.
Excluida esa dotación especial, "GM tuvo una pérdida neta ajustada en el tercer trimestre del 2007 de 1.600 millones de dólares" frente a un beneficio neto de 487 millones de dólares obtenido durante el mismo periodo del 2006, añadió la compañía. A pesar de ello, GM dijo que sus actividades automovilísticas registraron la cifra récord de ingresos de 43.100 millones de dólares con la venta récord de 2.390.000 vehículos, un 4% más que en el tercer trimestre del 2006. GM explicó que los cargos extraordinarios incluyen 38.600 millones de dólares "debido a la provisión por depreciación de impuestos diferidos relacionados con operaciones en Estados Unidos, Canadá y Alemania". La compañía también registró una ganancia después de impuestos de 3.500 millones de dólares por la venta de la empresa Allison Transmision. En Norteamérica, donde GM está embarcada en una profunda reestructuración por la acumulación de pérdidas en los dos últimos años, la empresa dijo que tuvo una pérdida neta ajustada de 247 millones de dólares, frente a los 660 millones de pérdidas del 2006. Por otra parte, el brazo financiero de GM, GMAC Financial Services, perdió 1.600 millones de dólares durante el trimestre. GM, que vendió este año el 51% de GMAC a un consorcio de fondos de inversión, dijo que su parte de la pérdida neta es de 757 millones de dólares. El presidente y consejero delegado de GM, Rick Wagoner, declaró que "seguimos implementando los elementos claves de nuestra estrategia de reestructuración en Norteamérica y estas iniciativas están provocando una continua mejora de nuestros resultados financieros a pesar de las difíciles condiciones del mercado". Wagoner añadió que "estamos muy animados por nuestro rendimiento en los mercados emergentes. Nuestras ventas globales récord en el tercer trimestre son una fuerte evidencia que nuestro compromiso con grandes vehículos está siendo adoptado por consumidores de todo el mundo".