Los primeros 8 días en bolsa de Fluidra han pasado “sin pena ni gloria” para la compañía. Los títulos de la empresa catalana se revalorizan un modesto 1,53 por ciento, pese a “las aguas cálidas de la bolsa”, con un Ibex 35 que ha tocado nuevos máximos históricos. Y todo pese a que Fluidra, líder mundial en el sector de las piscinas -con una cuota de mercado del 20 por ciento- y referente en el tratamiento de agua, cuenta con un modelo de negocio exitoso: no depende de ningún cliente ni proveedor, está diversificada y planea continuar con su expansión internacional. Sin embargo, según los expertos, no lo tiene nada fácil. Creen que Fluidra nada en un mar competitivo y que le puede pasar factura su dependencia del sector constructor.
Con su chapuzón en la bolsa, Fluidra espera maximizar su crecimiento y ganar en competitividad y visibilidad aunque, de momento, no se ha hablado mucho de ella. Salió al parqué desde los 6,5 euros, en la parte baja de la banda orientativa, pese a que la demanda superaba con creces la oferta en todos los tramos. Y, tras una semana en bolsa, sus acciones consiguen un resultado discreto. Suben un 1,53% por ciento y se colocan en los 6,60 euros, frente a los 6,77 alcanzados el día del estreno. Gráfico histórico Fluidra