El secretario del Tesoro de Estados Unidos, Timothy Geithner, dijo a legisladores que si bien el plan de reforma al sistema de regulación financiera del presidente Barack Obama no aborda todos los problemas, evitará futuras crisis al hacer los sistemas financieros menos vulnerables. "No podemos darnos el lujo de pasividad", dijo Geithner
"Hemos considerado un amplio rango de acciones y hemos decidido que ahora es el momento de realizar estas reformas esenciales, las que enfrentarán las causas principales de la actual crisis y que ayudarán a prevenir las futuras", destacó Geithner en un discurso pronunciado ante la comisión bancaria del senado.

"No podemos dejar escapar este momento. Puede que estemos en desacuerdo sobre los detalles, y trabajaremos sobre estos aspectos, pero los norteamericanos han sufrido demasiado", subrayó.

Geithner también recordó que la confianza en el sistema financiero se ha deteriorado mucho y que la economía estadounidense ha estado "demasiado cerca de colapso como para dejar pasar este momento", e insistió en que EEUU debe estar preparado para identificar riesgos "en todas las esquinas y a lo largo del horizonte".

"Las familias americanas están realizando cambios esenciales como respuesta a esta crisis. Es nuestra responsabilidad hacer lo mismo, para hacer que nuestro Gobierno funcione mejor", subrayó.

Obama presentó hoy su propuesta de reforma del actual sistema financiero que pasa por otorgar más instrumentos al Gobierno para controlar o incluso liquidar grandes empresas que puedan poner en peligro la economía del país en caso de una bancarrota y por dar mayor poder a la Reserva Federal (Fed) para evitar en el futuro nuevas crisis como la actual.

El presidente estadounidense pretende aumentar la disciplina y la transparencia de los mercados, y para reconstruir la confianza plantea la creación de un Consejo de Supervisión de Servicios Financieros que deberá identificar posible riesgos sistémicos y mejorar la cooperación interinstitucional, así como un nuevo supervisor bancario.