La compañía se desmarca de las ventas generalizadas con las que comienza la jornada y se estabiliza alejada de las referencias técnicas más significativas a medio plazo; el máximo de la semana pasada establecido en 5,53 y el mínimo anual situado en 4,85. Sin dirección a corto plazo también nos encontramos señales divergentes.


Por un lado los osciladores se han girado al alza con divergencias alcistas (ver indicador MACD en ventana central) y acompañados por un volumen de negocio creciente (ver repunte en el índice de volumen positivo en ventana inferior).

Por otro lado nos encontramos con una estructura de máximos decrecientes y las medias cruzadas a la baja. En este contexto consideramos que la operativa en rangos puede ser la más interesante. Es decir recomendamos ventas a la altura de resistencias, 5,53, y compras en niveles próximos a soportes, 4,85.

Gamesa en gráfico diario