La petrolera lusa Galp Energía suscribió hoy con el Banco Europeo de Inversión (BEI) un préstamo por valor de 300 millones de euros, destinados a financiar el aumento de capacidad de conversión de gasóleo y la mejora de la eficiencia energética de la refinería de Sines. Estos 300 millones son la primera parte del préstamo acordado con el BEI, que aprobó una financiación total de 500 millones de euros. Este valor equivale a un tercio de la inversión global prevista por Galp para ajustar el perfil de producción de la refinería de Sines a las necesidades del mercado, pasando a producir más gasóleo, combustible del que Portugal, así como el resto de Europa es deficitario.