La previsión de crecimiento de la economía española se recorta en cinco décimas porcentuales, hasta el 1,7%, según el panel de previsiones de la economía española julio-agosto 2008, elaborado por la Fundación de las Cajas de Ahorros (Funcas). Según este panel, el recorte será aún mayor para 2009, cuando se espera una rebaja para el crecimiento del PIB de siete décimas porcentuales hasta el 1%. En cuanto al paro, que también está siendo peor de lo esperado, Funcas, eleva la tasa en seis décimas, hasta el 10,2%, para este año y en cinco décimas, hasta el 11,5%, en 2009.
Funcas ha explicado que los recortes en la previsión de crecimiento se deben a que las cifras de Contabilidad Nacional del primer trimestre han sido peores de lo esperado, unido a los malos resultados de los indicadores correspondientes al segundo trimestre de 2008, que apuntan a una "intensificación" del ritmo de caída en las tasas de crecimiento de la economía. No obstante, el informe augura que la actual fase de declive tocará fondo en el primer trimestre de 2009, con un crecimiento interanual del 0,9%, y que se mantendrá en torno a esta cifra el resto del año. La actividad en el sector industrial también está evolucionando peor de lo esperado, señala el informe, por lo que Funcas prevé una contracción del 0,1% tanto para 2008 como para 2009. Por otra parte, el "imparable" aumento del precio del crudo ha obligado a revisar al alza las previsiones de inflación, que ahora se sitúan en el 4,5% este año y en el 3,1% en 2009. Para 2008 también se ha revisado a la baja las previsiones de exportaciones e importaciones, sobre todo éstas, porque se espera que las ventas al exterior crezcan algo más que las compras como consecuencia del deterioro de la demanda interna. Para 2009 exportaciones e importaciones seguirán desacelerándose, de modo que la contribución del sector exterior al crecimiento "será nula". Los costes laborales se han revisado al alza hasta un 4,2% en 2008 y un 3,6% en 2009. El informe señala que los mecanismos de fijación de los salarios en España no tienen en cuenta factores como la productividad o la situación del mercado, lo que contribuye a estrechar los márgenes empresariales y a aumentar la presión inflacionista. Con respecto a la balanza de pagos, las previsiones apuntan a un descenso del superávit fiscal esperado para 2008, que se rebajará hasta el 0,1% del PIB y de un déficit del 1% del PIB para 2009. En cuanto a los tipos de interés, Funcas considera que están "en un nivel adecuado" y para los próximos seis meses se prevé que se mantengan estables o que aumenten.