El panel de Funcas ha revisado al alza las previsiones del PIB para 2009 y 2010 ante la mejora de los indicadores relativos al segundo trimestre del año, y apunta ahora a una caída del 3,6% este año, frente al 3,7% dibujado en la última revisión y del 0,6% en 2010, frente al 0,7% anterior.
Según el panel, los indicadores disponibles relativos al segundo trimestre del año ponen de manifiesto una caída de la actividad "menos abrupta" que en los dos trimestre anteriores, de forma que el grueso del ajuste podría haberse producido, lo que no significa que la economía vaya a remontar pronto, sino que el ritmo de la recesión ha perdido intensidad.

El consenso asegura que las cifras que más han mejorado, aunque sigan siendo negativas, son las relativas al empleo y la confianza de los consumidores, aunque también han mejorado las expectativas para la economía internacional.

Esto ha provocado que sólo uno de los panelistas haya revisado a la baja sus previsiones para 2009, mientras que dos panelistas, por primera vez desde que se ha empezado a solicitar estimaciones para este año, han revisado ya las suyas al alza.

Las previsiones relativas a los diferentes componentes del PIB registran mínimas variaciones, de modo que la tasa de crecimiento esperada para la demanda nacional permanece sin cambios, mientras se reducen ligeramente las previsiones para las exportaciones y las importaciones.

Sin embargo, los perfiles trimestrales apenas sufren variaciones respecto al panel anterior, aunque sí mejoran ligeramente las previsiones para cada trimestre. Aún así, se mantiene la perspectiva de caídas interanuales progresivamente menos intensas a partir del cuarto trimestre, lo que supone caídas intertrimestrales más bajas ya desde el segundo trimestre de este año y el retorno a crecimientos positivos intertrimestrales en el segundo trimestre de 2010.

Los indicadores del mercado laboral, por su parte, sin dejar de ser negativos, han sido algo mejores de lo previsto, según el panel, por lo que confirman la tendencia a una "sustancial moderación" en el ritmo de destrucción de empleo. Así, las caídas de empleo para 2009 y 2010 se mantienen sin cambios en el 6,2% y el 2%, respectivamente, mientras que la tasa de paro prevista para este año se mantiene en el 18,3% y mejora una décima la estimada para 2010 (20,4%).

En cuanto a los precios, el panel de Funcas no ha variado sus previsiones y confía en que en el cuarto trimestre del año el IPC retorne a tasas positivas, que serán además crecientes a lo largo de 2010, aunque siempre dentro de niveles históricamente muy reducidos. Las tasa medias para este año y el próximo se mantienen invariables en el -0,1% y en el 1,6%, respectivamente.

EMPEORAN LAS CIFRAS DE DÉFICIT PÚBLICO.

En cambio, el consenso ha empeorado las previsiones del déficit de las Administraciones Públicas, ya que la cifra esperada para el 2009 ha empeorado seis décimas, hasta un 9,2%, mientras que el déficit previsto para 2010 ha aumentado en cuatro décimas y se ha situado también en el 9,2%.

El consenso también destaca la reducción del desequilibrio exterior como consecuencia de la acusada caída de la demanda nacional, que ha hecho que el déficit comercial haya descendido a la mitad en los primeros cuatro meses del año. El déficit por cuenta corriente, por su parte, ha caído un 37% y en 2009 caerá hasta el 5,8% del PIB y hasta el 4,3% en 2009.

Sobre las políticas macroeconómicas, no hay apenas cambios en comparación con el panel anterior, ya que tanto la política macroeconómica, como la monetaria se siguen considerando expansivas y, de forma prácticamente unánime, se estima que dicha orientación es la adecuada.

MEJORA LA VALORACIÓN DEL ENTORNO INTERNACIONAL.

Por otro lado, la valoración que hace el consenso de la situación internacional sigue siendo unánimemente desfavorable, aunque ningún panelista piensa ya que la situación va a empeorar, por lo que la opinión del consenso es que la crisis ha tocado fondo.

En cuanto a los tipos de interés, la mayoría de los panelistas sigue considerando que el nivel actual es el adecuado para las condiciones de la economía española, mientras sigue aumentando el número de panelistas que opina que se van a mantener estables en los próximos seis meses.