Adair Turner, presidente de la Autoridad de Servicios Financieros británica, la FSA, pidió el miércoles a los bancos que aumenten considerablemente la cantidad de capital asignado para los activos en sus cuentas.  En un estudio de las causas y respuestas regulatorias necesarias para afrontar la crisis financiera, Turner, en nombre de la FSA, indicó que los bancos deberían aumentar en "más del triple" el capital asignado para sus activos.  Indicó que un gran fallo del actual régimen de capital, responsable en gran medida de permitir las condiciones que dieron lugar a la crisis, es que a los bancos sólo se les exigían niveles de capital muy bajos para sus activos, con la justificación de que los riesgos eran bajos dado que los activos se pueden vender rápidamente.