El presidente del BBVA, Francisco González, defendió hoy que cada institución y cada familia "debe hacer los deberes" desde su situación particular para afrontar la desaceleración económica, ya que, a su juicio, no todas las actuaciones deben venir del sector público y del Gobierno, al tiempo que reiteró la solidez del sistema financiero para encajar el nuevo entorno. Durante su intervención en 'Expomanagement 2008', el presidente de BBVA resaltó que la desaceleración económica es "grande" y "no se puede evitar", por ello, afirmó que "hay que reaccionar de la mejor forma posible" y que cada uno haga "sus deberes".
"Es importante que cada institución, cada familia y cada persona haga un diagnóstico lo más realista posible de la situación", subrayó González, quien destacó que la economía española tiene muchos recursos para afrontar la desaceleración, aunque reconoció que habrá que asumir factores como el incremento de la tasa de paro. En este sentido, recordó que España debe proceder a un ajuste de su economía, ya que, según recordó, en los últimos años creció mucho apoyada en sector inmobiliario, pero resaltó que no puede hacerse por la vía monetaria, sino que debe realizarse "ganando en productividad", lo que implica, a su vez, un cambio de modelo económico. El presidente de BBVA también recordó que el sistema financiero español es uno de los más solventes del mundo y que se encuentra perfectamente preparado para asumir la actual situación, ya que, anticipándose a lo que iba a ocurrir, se blindó con "importantes" provisiones anticíclicas. En este sentido, reconoció el esfuerzo del Banco de España, que gracias a gran labor de supervisión y estricto control regulatorio, ha contribuido a que las entidades gocen de buena salud.