El presidente de la Asociación Española de Banca (AEB), Miguel Martín, reclamó hoy al Gobierno que inste a las autoridades económicas internacionales a aunar esfuerzos para abrir los mercados de liquidez y poner fin a la crisis de confianza en el sector financiero mundial. "Desde aquí podríamos pinchar, pedir. Para eso somos miembros del Fondo Monetario Internacional y de la Unión Europea, para que en esos foros solicitemos que se dé prioridad a la apertura de los mercados y al suministro de liquidez", dijo Martín.
Tras participar en el Foro sobre empresas de mediana capitalización, el presidente de la patronal de banca incidió en que el Gobierno ha tomado una serie de medidas, pero debe "hacer los deberes" para favorecer a la apertura de los mercados mayoristas. Tiene que influir en las demás autoridades económicas internacionales para que todas juntas contribuyan a resolver la apertura de los mercados", dijo Martín, tras recordar que los bancos españoles están intentando restablecer la normalidad con sus emisiones de deuda. A su parecer, la crisis financiera no es una crisis bancaria, sino de los mercados, ya que son éstos los que se han cerrado y dificultan el acceso de los bancos a la financiación, y es necesario restablecer la normalidad en éstos para frenar la ralentización del crédito. Si no se ataja la desaceleración del crédito, debido tanto al endurecimiento de las condiciones de concesión como al precio, la contracción de éste podría agravarse aún más y provocar un mayor deterioro de la economía, pronosticó. "Una mayor contracción del crédito podría provocar una desaceleración económica mayor", aseveró. Revelar pérdidas Para que se restablezca la confianza del sector financiero mundial y se vuelva al normal suministro de liquidez, las entidades internacionales deben revelar sus pérdidas y capitalizarse. "Hasta que no lo hagan, difícilmente se restablecerá la confianza", sostuvo. Martín incidió en que no existen bancos en España afectados por la crisis 'subprime' originada en Estados Unidos, pero lamentó que padezcan la restricción de la liquidez derivada de la crisis de confianza que desataron las hipotecas basura. Según los datos que maneja la patronal, la necesidad de financiación en España se sitúa en el 10% del Producto Interior Bruto (PIB), lo que revela un "importante" desequilibrio de la economía nacional, y la necesidad de un ajuste. "Lo principal que deben hacer las autoridades es abrir los mercados para que se produzca el necesario ajuste, pero no al ritmo de una falta de liquidez, sino al ritmo ordenado que se puede conseguir con unos mercados normales y una desaceleración normal", enfatizó. Por otro lado, reclamó de nuevo al Ejecutivo que realice un "diagnóstico claro" sobre cómo salir de la ralentización y recalcó el sobreendeudamiento de España. "Estamos viviendo por encima de nuestras posibilidades, hay que ajustarse y reducir el nivel de endeudamiento", estimó.