El Gobierno francés presentará esta tarde un decreto que regulará las remuneraciones de los dirigentes de empresas que hayan recibido ayudas estatales y que, según adelanta hoy el diario económico 'Les Echos', prohibirá las 'stock options' hasta finales de 2010. El Ejecutivo galo opta así por una reglamentación que limita el alcance de las medidas sobre las remuneraciones de los directivos y que ya ha sido criticada por sindicatos y oposición. El principio del texto, que podrá ponerse en marcha rápidamente pero tendrá un ámbito de aplicación limitado, fue decidido la semana pasada por el Elíseo para hacer frente al malestar social sobre los sueldos de los directivos en tiempos de crisis y para evitar al mismo tiempo una ley general sobre las remuneraciones, tal y como reclaman muchos parlamentarios del propio partido del presidente Nicolas Sarkozy, la UMP.