El Ministerio de Fomento baraja otorgar avales y créditos participativos a las empresas que entren a financiar el plan extraordinario de infraestructuras que diseña, estimado en unos 15.000 millones de euros, y que se centrará fundamentalmente en la construcción de líneas AVE. El objetivo es movilizar con las máximas garantías el mayor volumen de recursos para garantizar la inversión en obras públicas "más allá del actual momento" de crisis, anunció hoy el titular del departamento, José Blanco.  Para ello, otras de las fórmulas en las que trabaja el Ministerio son la creación de sociedades público-privadas y la aplicación del sistema del 'peaje en sombra' (la constructora financia la obra y después cobra un canon de la Administración en función del número de usuarios).