El Fondo Monetario Internacional (FMI) abogó hoy por una ampliación del enfoque de la política monetaria para controlar los riesgos macrofinancieros, esto es, que los bancos centrales deberían ampliar sus miras e instrumentos e ir más allá del control de la inflación. Según señala el Fondo, las autoridades monetarias deberían prestar mayor atención a los riesgos macrofinancieros a través en un endurecimiento anterior de las condiciones monetarias y de la toma de medidas "más enérgicas" para tratar de evitar "excesos peligrosos en los mercados de activos y el crédito", y cuando surjan señales de recalentamiento de la economía o de burbujas en los precios del crédito y los activos.