Fleetwood Enterprises solicitó la protección del Capítulo 11 de la ley de bancarrotas para sus operaciones en Estados Unidos. La acción de la fabricante de vehículos recreativos, o RV, por sus siglas en inglés -que ha cerrado plantas para consolidar su producción en momentos en que caen las ventas- ha prácticamente perdido todo su valor en los últimos seis meses.  Fleetwood también cerrará su división de vehículos de remolque para viajes.  La compañía agregó que su división de casas rodantes y prefabricadas seguirá operando mientras busca interesados para adquirirla.