La agencia de calificación crediticia Fitch Ratings ha rebajado la nota de la deuda a largo plazo de Portugal a 'AA-' desde 'AA', lo que deja a la calidad de la deuda pública lusa al borde de perder la consideración "superior", algo que podría suceder a medio plazo, ya que la agencia mantiene una perspectiva "negativa" sobre la evolución del 'rating' de Portugal.
"Un considerable 'shock' fiscal junto con el escenario de fondo de una relativa debilidad macroeconómica y estructural ha reducido la solvencia de Portugal", apuntó el analista de Fitch Douglas Renwick, quien precisó que, a pesar de que Portugal no se ha visto desproporcionadamente afectado por la crisis, las perspectivas de recuperación de su economía son más débiles de las de sus socios de la eurozona, lo que supone una presión añadida sobre sus cuentas públicas.

De este modo, la rebaja de la calificación refleja la negativa evolución presupuestaria en 2009, cuando el déficit general del Gobierno alcanzó el 9,3% del PIB, frente al 6,5% previsto por Fitch en septiembre, lo que supone un reto considerablemente mayor a medio plazo y que obligará al Gobierno luso a aplicar importantes medidas de consolidación el próximo año para cumplir el objetivo de déficit del 3% en 2013.

Asimismo, la calificadora de riesgos señaló que la perspectiva "negativa" muestra su preocupación respecto al impacto potencial de la crisis económica sobre la economía portuguesa y sus finanzas públicas a medio plazo, dada la debilidad estructural existente y el elevado endeudamiento de todos los sectores de la economíalusa.

Por otro lado, la agencia considera "creíble" en general el plan de consolidación fiscal anunciado la semana pasada por el Ejecutivo portugués, que incorpora un importante ajuste en el gasto y "razonables" proyecciones macroeconómicas, aunque apuntó que en los últimos años de las mismas (2012-2013) existen riesgos significativos por lo que advirtió de que si se produce un mal resultado fiscal y/o económico en 2010 y 2011 se reflejaría en nuevos recortes de la nota.

Tras conocerse la rebaja en el 'rating' de Portugal, el coste de asegurar la deuda pública lusa a cinco años registraba un ligero incremento ya que los seguros de crédito contra impagos (CDS) alcanzaban los 139 puntos, frente a los 134 de ayer.