La agencia de calificación de riesgo crediticio ha recortado de 'estable' a 'negativa' su perspectiva sobre Caixa Catalunya, con lo que deja la puerta abierta a una rebaja de ráting, fijado hasta ahora en BBB+. Fitch señala que la recesión de la economía española y la crisis inmobiliaria podrían continuar deteriorando la calidad de activos y los resultados de la caja catalana.