La economía finlandesa ha empezado a dar primeras muestras de recuperación y en el tercer trimestre el Producto Interior Bruto (PIB) creció tres décimas con respecto al segundo, informó hoy la agencia nacional de estadística Tilastokeskus. Otros indicadores que registraron las primera cifras de crecimiento fueron la producción industrial, que aumentó un 1,7%, y las exportaciones, que se incrementaron un 0,6%. Sin embargo, a escala anual la evolución todavía sigue siendo negativa. Según la citada entidad, entre julio y septiembre el PIB se redujo un 9,1% respecto al mismo periodo de 2008, más del doble que la media de los países de la Unión Europea.