Ferrovial ha decidido finalmente desinvertir con los activos que tenía en Australia, y reforzar así sus ingresos a la espera de cómo evolucionan sus planes para financiar la compra de BAA. Ferrovial ha vendido un 19,8% en los aeropuertos de Melbourne y Launceston, y el 15% en el de Perth. Esta venta, a la sociedad australiana Hastings Fund Management, reportará unas ingresos de 775 millones de dólares australianos, unos 490 millones de euros.
El operador aeroportuario británico BAA, filial de la constructora española Ferrovial, ha cerrado hoy la venta de las participaciones que tenía en seis aeropuertos de Australia a una entidad propiedad de la australiana Hastings Fund Managementy Limited por un importe de 495 millones de euros. La filial de Ferrovial ha informado a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) de que la desinversión responde a la estrategia de desprenderse de activos no estratégicos localizados fuera del Reino Unido, al igual que hizo con la venta de su participación en los aeropuertos de Budapest y Sydney. En concreto, BAA se ha deshecho de sus títulos en los aeropuertos de Melbourne y Lauceston (19,8%), en el de Perth (15%) y en los tres aeropuertos de Northern Territory -Darwin, Alice Springs y Tenants Creek- (10%). Venta destinada al reembolso de la deuda Conforme a los acuerdos de financiación del consorcio Airport Development and Investment Limited (ADI), al que pertenece el grupo español Ferrovial, el importe de la venta se destinará al reembolso de la deuda. BAA, uno de los mayores operadores privados del mundo, obtuvo entre enero y septiembre un tráfico de 115 millones de pasajeros en sus siete aeropuertos de Reino Unido, con un incremento del 1,4% respecto al mismo periodo del ejercicio anterior.