FCC, a través de su filial británica Waste Recycling Group (WRG), ha puesto en marcha una planta de generación de energía a partir del aprovechamiento de basura tras realizar una inversión de 140 millones de libras (unos 155 millones de euros), según datos del grupo. La instalación, ubicada en Allington, en el condado de Kent, al Suroeste de Londres es, según la compañía de construcción y servicios, la mayor planta de estas características del Reino Unido. El complejo está integrado por una central que genera electricidad a partir de residuos y una planta de reciclaje de materiales. Forma parte de la estrategia del condado de Kent para gestionar los residuos de un modo más sostenible y reducir el uso de vertederos. Según WRG, la planta cuenta con capacidad para procesar hasta 65.000 toneladas anuales de residuos reciclables (papel, cartón, plástico y metal) previamente separados en origen.