La agencia estadounidense de garantía hipotecaria Fannie Mae, bajo tutela del Gobierno desde hace más de un año, registró pérdidas de 19.755 millones de dólares (13.380 millones de euros) en el tercer trimestre, lo que supone un 32,8% menos que hace un año, según la entidad que, además, se ha visto forzada por cuarta vez a recurrir al dinero público al solicitar un rescate de 15.000 millones de dólares para equilibrar su balance.