La compañía explicó que sus cuentas se vieron impactadas por la debilidad del mercado inmobiliario y las turbulencias en los mercados de crédito en el segundo semestre del ejercicio, hechos que provocaron un incremento en las provisiones contra pérdidas de créditos de 2.800 millones, un aumento en las depreciaciones de 5.100 millones y una disminución en el margen de intermediación de 2.200 millones.Además, Fannie Mae considera que estas turbulencias seguirán afectando a los mercados de vivienda, hipotecas y créditos en 2008.'Esperamos que la debilidad del mercado inmobiliario continúe en 2008 y aumenten la morosidad, los impagos y los embargos, con un crecimiento más lento en el mercado de deuda hipotecaria residencial en EEUU', dijo el grupo, que espera que el valor neto de sus activos baje este año frente a los 35.800 millones con que cerró 2007.