Una explosión se ha producido este martes en el oleoducto de la petrolera anglo-holandesa Shell que alimenta la importante terminal de Escravos, en el sur de Nigeria, según ha anunciado un portavoz de la compañía.

"Un oleoducto de 24 pulgadas estalló el fin de semana. Es demasiado pronto para establecer el alcance de los daños. Este oleoducto alimenta la terminal de Escravos con la producción de varios emplazamientos de extracción de esta región", ha precisado el portavoz Tony Okonedo.

La compañía indica que "por medida de precaución" ha detenido la producción en los emplazamientos concernidos.