Iberdrola no es capaz de dejar atrás su pauta de máximos decrecientes que se inició en el verano pasado y que por lo tanto ya casi tiene una duración de un año y eso ha implicado que los precios regresen a un nivel de soporte muy importante

El martes veíamos el testeo a los 6,13 euros y en la sesión de ayer se frenaba la corrección con una vela alcista y no marcando nuevos mínimos intradiarios decrecientes. Así que ahora es momento de ver si hay entrada de dinero para generar el giro alcista que nos lleve de nuevo a rebotar ante este importante soporte.

Si este es el caso y veo que los precios reconquistan los 6,22 euros entonces buscaré el lado largo con stop de protección ante un nuevo mínimo por debajo de los 6,07 euros con la intención de ver una recuperación de los precios que nos acerque la cotización de nuevo a la directriz bajista de un año de duración y que ahora pasa por los 6,65 euros siempre teniendo en cuenta que la presencia de la media móvil de largo plazo en los 6,40 euros podría crear problemas para alcanzar el objetivo.

De la misma manera, si veo nuevos mínimos por debajo de los 6,07 euros, entonces buscaré el lado corto con protección en los 6,22 euros y objetivo de ver una continuidad en la corrección que nos lleve al siguiente soporte fuerte en los 5,80 euros y si los pierde, ver los recientes mínimos de marzo en los 5,71 euros con posibilidad de marcar un nuevo mínimo anual.

Así que estamos ante una interesante situación en la que en las próximas dos sesiones vamos a obtener valiosa información sobre las intenciones del valor.