Las operaciones corporativas inundan los mercados de renta variable. La búsqueda de oportunidades que permitan crecer y evitar “ser comido” pone a las compañías de distintos sectores en el punto de mira de los inversores. La subida de tipos de interés no parece achantar a los bancos que hoy centran los titulares con la posible compra de BNP Paribás por parte de Société Generale.
Los bancos europeos viven otra jornada de revuelo ante la posibilidad de que Daniel Bouton, presidente de SG, trabaje ya con dos bancos estadounidenses en el estudio de varios escenarios para la adquisición de su rival BNP Paribás. La información la ha publicado el diario francés Le Echos, que no descarta la posibilidad de que se lleve a cabo una OPA hostil sobre el banco francés. La posible compañía compradora, SG, ha rehusado por el momento hacer comentarios y ha definido la información publicada de “rumor”. Sin embargo, el mercado sigue especulando con la posibilidad de que se materialice la oferta y actúa según el procedimiento normal en este tipo de operaciones: premia a la “compañía comprada” con una subida superior al 0,50% mientras que penaliza a “la compradora” con medio punto porcentual de caída. Desde hace tiempo Société Generale busca crecer a través de acuerdos con otras firmas y, en semanas pasadas, se había comentado la posibilidad de una fusión con el italiano Unicredito que ha cerrado su unión con Capitalia. A juicio de Jordi Falgueras, analista de Gaesco, "esta posible operación en Francia le pondría difíciles las cosas a Unicrédito para conseguir la posición de liderazgo que persigue en la Zona Euro". Otra operación, esta confirmada, circula en el mercado europeo y traspasa el Atlántico. Y es la que mantiene el consorcio liderado por Royal Bank of Scotland junto con el español BSCH y Fortis en su interés por la compra de ABN Amro. El pasado 29 de mayo se materializó la oferta por el 100% del banco holandés a un precio de 71.100 millones de euros, con la condición de que su filial estadounidense La Salle permaneciera en el grupo. A la espera de que el Consejo de Administración de ABN Amro se pronuncie sobre esta oferta, los representantes del consorcio se mostraron dispuestos a negociar tanto con la entidad holandesa como con Bank of America, aunque admitieron que es un "desafío" conseguir que recomienden su oferta, ya que su acuerdo con Barclays se lo impide. Consigan o no un pacto -lo han intentado ya con ambas entidades y no han conseguido nada-, el consorcio está dispuesto a seguir adelante con su operación y espera cerrarla en el último trimestre del año, después de que entre julio y agosto se ejecuten las ampliaciones de capital de Fortis y el Santander y se celebren las juntas extraordinarias de accionistas necesarias. Mejor Europa, que está barata Los expertos consideran que las caidas que estamos viendo estos días en todas las bolsas del viejo continente han puesto a los bancos europeos a precios muy atractivos. Y eso sin contar con que puedan ser objeto de operaciones. En esta situación el experto de Gaesco recomienda “mirar a Europa porque es donde detectamos más valor y las bolsas europeas están más baratas”. Parece que el “efecto contagio” sigue su curso. Mientras que “Santander es un banco comprador, BBVA es un posible comprado” asegura Falgueras. Los inversores especulan con todo tipo de compañías pero estos movimientos “no hacen sino mostrar que estos bancos, con tanta exposición internacional, pueden generar un atractivo especial porque "tienen PERES muy bajos, dividendos muy atractivos y un fuerte potencial de crecimiento de los activos que tienen en Latinoamérica" (tanto en México el BBVA como Brasil el BSCH). Por lo que estos movimientos no hacen sino reforzar las teorías sobre la consolidación del sector.