La decisión de la agencia de calificación crediticia Standard & Poor’s de rebajar a ‘negativa’ la perspectiva de rating de Estados Unidos ya ha recibido respuesta por parte del Departamento del Tesoro del país.


Este organismo explica que esta decisión “subestima la capacidad de los líderes estadounidenses para unirse y hacer frente de forma conjunta a los desafíos fiscales a los que se enfrenta la economía de EE.UU”.

En concreto fue Mary Miller, subsecretaria de Mercados Financieros del Tesoro, la que a través de un comunicado explicó que “S&P asume que Estados Unidos aprobará un amplio programa de consolidación presupuestaria, combinado con pasos significativos para su implementación en 2013” pero considera “que la perspectiva negativa de S&P subestima la capacidad de los líderes estadounidenses”. Incluso, destacó las palabras del presidente Barack Obama al referirse a que “hacer frente a la actual situación fiscal está dentro de la capacidad de Estados Unidos como país”. Sobre esta cuestión, avanzo que el presidente de Estados Unidos ha iniciado “un proceso bipartidista que permitirá avanzar de una forma equilibrada en la restauración de la responsabilidad fiscal”.

Otros puntos que quiso remarcar a través de este comunicado fueron el constante fortalecimiento de la economía del país tras la reciente recesión económica y el informe de Moody’s que destaca el cambio de los parámetros en el debate sobre el déficit público como un “punto de inflexión positivo la posición fiscal de EE.UU. en el largo plazo".