El fabricante sueco de teléfonos móviles y redes Ericsson obtuvo un beneficio neto de 1.274 millones de coronas suecas (133 millones de euros) en los tres primeros meses del año, lo que supone un retroceso del 30,5% respecto al mismo periodo de 2009, informó la empresa.

La cifra de negocio de la multinacional escandinava retrocedió un 8,9%, hasta 45.112 millones de coronas (4.699 millones de euros), con un retroceso del 14% en la unidad de redes y del 29% en la división de entretenimiento, mientras que los ingresos por servicios globales aumentaron un 3%