Sprint y Ericsson han anunciado un plan en el que la compañía sueca empleará a 6.000 trabajadores de la estadounidense durante siete años en un acuerdo valorado entre los 4.500 y los 5.000 millones de dólares. Ericsson asumirá la responsabilidad del día a día de los servicios, los suministros y el mantenimiento para las redes de Sprint. La compañía Sprint ha anunciado que mantendrá el control de sus redes y que no se prevé ninguna reducción de plantilla.