El consejero delegado de Enel, Fulvio Conti, afirmó que esperan "con calma" las decisiones del Gobierno español, después de que la Comisión Europea expresase que algunas de las condiciones impuestas a la opa sobre Endesa son incompatibles con la legislación comunitaria. Conti añadió que las posibles decisiones de la Comisión Europea sobre la operación "no influirán" en las cuentas de la sociedad, en declaraciones al margen de una comparecencia ante la comisión parlamentaria sobre Actividades Productivas.
La Comisión Europea pidió a las autoridades españolas la retirada antes del 10 de enero de alguna de las condiciones impuestas a la opa de Enel y Acciona sobre Endesa. Entre estas, figura mantener Endesa como compañía independiente, incluida la marca, y sus centros de decisión en España; limitar la política de distribución de dividendos, así como el coeficiente de servicio de la deuda de Endesa; obligar a la adquisición de carbón nacional para sus centros de generación, y conservar dentro del grupo Endesa los activos no peninsulares. En julio pasado, la Comisión Europea dio vía libre a la operación por la que Enel junto con Acciona se hizo con el 92% de la principal eléctrica española, sin ninguna condición, al considerar que no perjudicará a la competencia en Europa.