La Comisión Europea declaró 'incompatibles' con el derecho comunitario ciertas condiciones planteadas por España en la compra de Endesa SA por parte de Acciona SA y la italiana Enel. Así, la Comisión Europea exige a España que retire las medidas impuestas antes del próximo día 10 de enero retirarlas antes del 10 de enero. La Comisión considera que España 'ha violado el artículo 21 del reglamento de la Unión Europea sobre las concentraciones' en cinco condiciones impuestas a la adquisición de la primera compañía eléctrica española, indica el texto difundido en Bruselas.
Esas condiciones son 'la obligación de preservar la independencia de Endesa y de su marca, y de mantener su centro de decisiones en España', 'la obligación para ciertas unidades de producción de Endesa de comprar cantidades determinadas de carbón nacional'; y 'la obligación de conservar los activos de las redes de electricidad insulares y no continentales'. Las dos restantes exigencias abarcan 'la limitación del porcentaje del servicio de la deuda de Endesa' y 'la aplicación de restricciones en la política de Endesa en materia de distribución de los dividendos'.