El euro se la juega. Es el titular más repetido en las últimas semanas. La cumbre que comenzó ayer en Bruselas se antoja decisiva para el futuro de la divisa comunitaria. Los expertos reconocen que, al igual que en lo sucedido en anteriores eventos entre líderes, poco (o nada) saldrá en claro. Eso sí, aseguran que es la última oportunidad de la divisa para demostrar que puede continuar en el panorama internacional. Sin embargo, nadie descarta que el euro pueda alcanzar – tarde o temprano- la paridad frente al dólar.
Una cumbre de dos días de la que depende la futura evolución del euro. La divisa comunitaria se juega a cara o cruz (llamémosle austeridad o crecimiento) su futuro. Ya lo aseguró la canciller alemana, Angela Merkel el pasado miércoles al afirmar la “obligación que tiene los países del euro den esta cumbre de construir la Europa fuerte y estable del mañana”. Porque a día de hoy no podemos hablar así de una Europa que mantiene, a golpe de prima de riesgo, reunión tras reunión sin tomar medidas en firme. Una “estrategia” que logra que Alemania “pueda desarrollar todos los aspectos que no están escritos sobre el euro”, reconoce Ramón Forcada, director de análisis de Bankinter.

Sin embargo, más allá de si será el fondo de rescate el que compre deuda soberana , de que se favorezca el crecimiento frente a la austeridad o de que se consiga la unidad fiscal y financiera que tanto se busca, hay que mirar al euro. Divisa comunitaria que, a pesar de la debilidad y desestructuración que debería reflejar, apenas ha visto sufrir su cotización. ¿El motivo? El dólar es el que está débil. Tal y como explica Juan Ramón Caridad, director de Swiss & Global Asset Management en el artículo “El euro ¿Es un conundrum o no lo es?”, el comportamiento de las divisas en entornos económicos de bajo crecimiento, tiene una fuerte componente política”. Estados Unidos tiene sus debilidades pero no es tanto consecuencia de su debilidad sino causa para buscar un mayor crecimiento vía devaluaciones competitivas de sus exportaciones en un momento en que los costes energéticos se relajan. 

Evolución histórica euro-dólar. Fuente: BCE



Los expertos anuncian: el euro está caro. Los bienes de los países de la UME “se encuentran un 15.9% en media por encima de los de EEUU. Luego para que se cumpliera la PPA (Paridad del poder Adquisitivo) el euro debería depreciarse un 15.9% para alcanzar el nivel de equilibrio o, lo que es lo mismo, el euro debería bajar a la zona de 1.05-1.10 dólares”, reconoce Luis Francisco Ruiz, analista de estrategiasdeinversion.com.

Una circunstancia que se une al hecho de que la economía estadounidense presenta un mejor momento positivo que la UME….y, añadimos, las posibles medidas que pueda tomar la FED para reactivar la economía. Manuel Domínguez Blanco, director general de Techdivisas reconoce que el precio sigue descontando “un fundamental de peso en forma de bajada de tipos en Europa o también un abandono del programa de recompra de bonos por parte de la FED. En este último caso, al existir menor liquidez en dólares, obviamente una reducción en la oferta de los mismos ante los mismos niveles de demanda, produce una revalorización el precio del dólar”. Y de nuevo, los bancos centrales comenzarán a tener su papel protagonista. Hasta tal punto, que si España finalmente solicita parte – o el total- de los 100.000 euros prometidos para la banca, “esto será malo para la divisa porque el BCE tendrá que emitir ese dinero y más euros a igual riqueza, lo que hará que se devalúe”, reconoce Francisco Viyuela, director general de Independent Advisor EAFI. La ayuda, está más que descontada.

Por su parte, Gabriel Montalto, director en España de Hanseatic Brokerhouse asegura que un tercer paquete de estímulo cuantitativo tendrá un efecto moderado en los índices – como ya lo tuvo el QEII- de hecho podría traer hasta inflación”. Este experto asegura que “con unos índices estadounidenses en máximos y con los insiders deshaciendo posiciones alcistas en la bolsa americana, lo más normal es que haya una corrección en la bolsa americana que podría llevar al S&P500 incluso a los 650 puntos”. Y viendo la correlación que tiene el dólar con el S&P500….no sorprenderá que el par se venga abajo.

Comparativa euro-dólar versus S&P500


La paridad…para más adelante

Está claro, el euro caerá hasta la paridad. Pero ¿cómo beneficiarnos de esta tendencia? Los expertos tienen claro que esta vuelta al empate no se hará de forma lineal. De hecho “el cruce se encuentra muy sobrevendido, el MACD activa señal de compra e incluso el sentimiento sobre la UME y el euro se encuentran en mínimos”, explica el analista de estrategiasdeinversion.com. Y un dato más: el mercado está tremendamente posicionado bajista en contra del euro. Un eventual cierre de estas posiciones, podría hacer rebotar al par.

Posicionamiento especulativo en euro

Fuente: CFTC y elaboración propia

Pero no por mucho tiempo. Domínguez Blanco reconoce que el canal alcista "en cotización diaria ha sido quebrado, hemos hecho pullback al canal y el cruce enfila claramente mínimos del mes pasado o por debajo de 1.23 dólares por euro. Stop Loss 1.2503, Objetivo 1.2432".  Razones, hay muchas para ver al par en la zona de 1.16 dólares. Tal y como informan los expertos de Serenity Markets, el informe de balances BCE vs FED con la evolución de las monedas se anticipa una sobrevaloración de la moneda única de 9 puntos, es decir, estiman que dados los condicionantes del balance, la paridad debería estar en 1.16”.



En otros cruces...más potencial

El Euro en otros cruces como con el dólar neozelandés –EURNZD- ahora mismo presenta oportunidades interesantes en corto o vendiendo euros. Concretamente, "este cruce presenta una senda bajista hasta el viernes. Técnicamente, apuntamos por debajo de 1.55 kiwis por euro", explica el experto de Techdivisas.

Ignacio Albizuri, de ProCoreTrading asegura que la ralentización económica  ha hecho que las divisas de alta beta "alto rendimiento por tipos o PIB se hayan visto desmejoradas. De ahí que las divisas ligadas a materias primas- como el Dólar Neozelandés o el Dólar Canadiense se estén viendo mermadas porque se ha visto que ha tenido sobreexceso de oferta".  Está costando mucho dinero y "ha hecho que las previsiones que se han hecho hasta ahora no sean realistas y se tenga que hacer una re-valoración de lo que valen". De ahí que  la estrategia sea la de especular cortos contra estas divisas".