El superávit por cuenta corriente de Japón cayó de forma menos brusca de lo esperado en marzo, mientras las exportaciones siguieron disminuyendo con fuerza aunque los beneficios obtenidos en el extranjero por las empresas japonesas no cayeron tanto como se preveía. Sin embargo, ante el hecho de que la demanda externa de productos nipones sigue siendo débil debido a la crisis mundial, es poco probable que el comercio del país se recupere a corto plazo, comentaron los analistas.  La cuenta corriente de Japón registró un superávit en marzo de 1,486 billones de yenes, lo que supone una caída interanual del 48,8%, según los datos publicados el miércoles por el Ministerio de Finanzas.  El ritmo de descenso, sin embargo, fue menos fuerte que la previsión de consenso de una caída del 57,7%, según los economistas consultados por Dow Jones y Nikkei. En febrero, el superávit se redujo al 55,6%.