El Senado de Estados Unidos aprobó este miércoles una medida que permitirá renovar la prestación por desempleo a los cerca de 200.000 estadounidenses que la habían perdido recientemente, pese al incremento previsto del déficit y a las trabas puestas por el Partido Republicano para sacar adelante la propuesta.
Con 60 votos a favor y 40 en contra, los demócratas consiguieron dejar a un lado una ley que requiere que todo nuevo gasto público sea compensado con aumentos de impuestos o recortes en otras partidas presupuestarias. Los demócratas no obtuvieron los 60 apoyos necesarios durante la votación realizada el martes debido a que el senador Patrick Leahy había asistido a un funeral.

Con una tasa de desempleo del 9,7 por ciento, cerca de 6,1 millones de estadounidenses dependen de la prestación por desempleo para poder hacer frente a sus gastos. La ayuda había expirado para más de 200.000 desempleados la semana pasada debido a que el senador republicano Tom Coburn impidió que la votación se realizara en marzo, poco antes de las dos semanas de vacaciones de las que han disfrutado los congresistas norteamericanos.

Coburn y otros senadores republicanos han expresado la necesidad de que el Congreso encuentre la manera de cubrir los 9.200 millones de dólares que costará ampliar la prestación a todos aquellos a los que se renueve la ayuda, en lugar de añadirla a un abultado déficit que según las previsiones del Gobierno alcanzará 1,5 billones de dólares al terminar el presente año fiscal.