El sector turístico europeo podría perder más de 1.000 millones de libras (1.142 millones de euros) por los efectos de la nube de ceniza procedente de la erupción de un volcán en Islandia, cuyos trastornos a los viajeros se prolongarán hasta el puente de mayo. Según un estudio de la consultora Lewis PR, las aerolíneas se están enfrentando a "una factura enorme" tanto por las pérdidas económicas como por "los elevados costes" de realojamiento y repatriación de los pasajeros bloqueados.