El sector de suministro de componentes de automóviles de Estados Unidos pedirá más ayudas públicas de ese país, lo que incluye incentivos para inversores de capital riesgo, así como poder acceder al sistema de créditos del Tesoro conocido como TALF por sus siglas en inglés, informó el martes el Financial Times, que cita a Neil De Koker, presidente de la asociación de ese sector. El Gobierno ya ha aprobado avales de crédito público por valor de US$5.000 millones para los proveedores de General Motors (GM) y Chrysler, informó el diario en su página web. "No hay bastantes fondos en este programa para ocuparse de todos los suministradores. Muchos siguen desesperados", dijo De Koker, según FT.