La entidad cántabra repartirá el próximo 1 de agosto su primer dividendo a cuenta de los beneficios registrados en lo que llevamos de año. Esta retribución asciende a 0,12294 euros por acción y supone un incremento del 15% respecto al primer dividendo a cuenta del ejericio anterior. Así lo acordó la el Santander durante la Junta de Accionistas celebrada en la capital de Cantabria el pasado sábado.